Día del maestro

Es maestro quien; con su vocación de servicio, ejerce su profesión con convencimiento y pasión todos los días, no solo para transmitir conocimientos, sino también para enseñar a construirlos.
Es maestro quien, ayuda a sus alumnos a construir una imagen positiva de sí mismos para fomentar una autoestima sana que estimule las ganas de aprender y ser un ciudadano con pensamientos críticos.
Es maestro quien, tiene conciencia de que el mejor y casi único proceso de paz que vale la pena es educar.
El día del maestro es un día para celebrar, es una manera de reconocer y honrar la hermosa labor de educar, de agradecer el don de nuestra vocación de maestros, vocación de dar y hacer nacer la luz del saber, del descubrir, del crear, del enseñar, de reconocerse y admirarse a sí mismo.
Ser maestro va más allá de un título, de un cargo; ser maestro es producto de la elección de una forma de vida que se asume con el corazón y se sobrelleva con todo lo que esta labor indica: exigencias, renunciamientos, frustraciones, agotamiento, pero también muchas satisfacciones. Porque todo se deja a un lado cuando se ingresa a un aula y se trata de dar lo mejor desde la labor diaria de enseñar y de aprender enseñando. De empatizar con las personas que hacen posible nuestra labor, de sentir y transmitir la esperanza y la alegría de hacer lo que elegimos ser.
Por eso hoy queremos rendir homenaje y agradecer a todos los MAESTROS del Santa, que creen que educar es sembrar para un mundo mejor. A todos ellos que se comprometen con su tarea y cargan en sus hombros la gran responsabilidad de saber que la educación es la única herramienta para transformar y mejorar la realidad.
Equipo Directivo de Primaria