Nivel Secundario

A primeras horas de la tarde del 9 de julio de 1816, ante una concurrencia que colmaba la sala principal de la casa de doña Francisca Bazán de Laguna, en la ciudad de Tucumán, el secretario de la Asamblea, Juan José Paso, manifestó: ¿Queréis que las provincias de la Unión sean una nación libre e independiente?. Un ¡Sí! estentóreo, unánime, colmó el salón.

 

Este consenso unánime nos hace reflexionar respecto a la valentía que tuvieron los protagonistas de nuestra historia para hacer frente a sus diferencias personales y a las dificultades que se les presentaban.

 

¿Qué enseñanza nos dejan los hombres que construyeron nuestro pasado?

 

•           Cada uno de nosotros somos responsables y protagonistas del presente y futuro del país.

 

•           La historia no la hacen solamente los próceres, sino también las personas comunes, como cada uno de nosotros.

 

•           La independencia no es únicamente una declaración hecha en un momento histórico determinado, es algo que se construye día a día, es un proyecto de país, un proyecto de sociedad.

 

•           La independencia es un proyecto colectivo presente y futuro.

 

La valentía de aquellos que decidieron cortar lazos con España para ser responsables de una historia independiente, debe ser una inspiración para las generaciones futuras.